niños jugando

El Juego es el trabajo de la niñez

Regresemos a jugar con nuestros hijos!.

Jugar es la actividad más importante durante la infancia. Cuando los niños juegan, aprenden a experimentar las posibilidades y parámetros de la vida. El juego creativo despierta y nutre el poder de la imaginación. Sin embargo, aunque el juego es una actividad natural del niño también necesita ser guiada y estimulada por un adulto, nutrirla con ideas fértiles con las cuales los niños pueden seguir elaborando y descubriendo.

Para los niños pequeños, el mundo imaginario puede ser más real que el mundo actual. Una simple pieza de madera puede transformarse en un caballo que vuela y esto es debido a que el ser humano experimenta el mundo en forma narrativa. El niño es el centro de la historia, juega, recrea y ordena el mundo en la forma familiar de la narración con principio, secuencia de eventos, consecuencias y fin. Por ello, psicológicamente se dice que el “lenguaje es la condición previa para el desarrollo cognitivo y ambos están basados en la estructura narrativa”. (Vygotsky)

Ordenamos el mundo contando historias, tanto para sí como para los demás. Un cuento dicho desde el corazón es muy significativo por el simple hecho que el niño “oye” más que el contenido de la historia, pues percibe la individualidad, la energía del que está contando el cuento.

Las habilidades mentales que aprendemos a través de contar cuentos y de jugar son la base del pensamiento creativo, de la resolución de problemas en el futuro y de la habilidad de discernir conceptos complejos. El juego, por su propia naturaleza requiere un proceso de experimentación y descubrimiento, pues comienza a partir de una situación, pero puede llevar a lo desconocido. Esto es lo que estimula la imaginación y la individualidad.

Muchos niños, hoy en día, se enfrentan a juguetes que dejan muy poco o nada a la estimulación de la imaginación, pues sólo se requiere apretar un botón para que lo haga todo. No es de extrañar que el niño rápidamente se aburra, se vuelva destructivo y más temprano que tarde requiera de atención!.

El juego es algo que involucra a todo el ser humano, a la persona completamente, especialmente en los niños, pues cada pensamiento y emoción está acompañado de sus movimientos. El verdadero juego es trabajo en serio y después de un día de juegos intensivos, los niños quedan saludablemente cansados para irse a la cama. Sin embargo, hoy día se manifiesta mucha hiperactividad, falta de concentración e insomnios en los niños. ¿Podría ser que hubiese una relación entre la falta de juegos saludables y las conductas hiperactivas? Es realmente una tragedia moderna que los niños hayan perdido la habilidad de jugar y le hayamos permitido sustituir el juego creativo, interactivo por la actividad pasiva de la televisión donde el movimiento de los ojos no pueden sincronizarse con la rapidez de la imagen electrónica!.

(Tomado del libro “La Educación Waldorf” de Christopher Clauder y Martín Rawson.!

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *