Artículos sobre variados temas

Terapia de Contención y Duelo

Terapia de Contención y Duelo

Maria Dolores Paoli.

Cuando se nos muere o se va alguien querido de nuestro lado, se nos encoge el corazón y una parte de nosotros mismos se congela, se ausenta y, a veces, hasta se pierde en el duelo. No se sabe qué hacer, dónde poner tanto dolor! Sobretodo si esa pérdida es inesperada, donde no ha habido ni un pensamiento de preparación o anticipación de eso que estaba próximo a ocurrir, como es el caso de accidentes, secuestros, inmigraciones, alejamientos súbitos, sin previo aviso.

Cuando se está en ello hay que contactar el dolor, el vacío, la ausencia, pero es tanto el temor a volver a vivir lo acontecido que huimos de lo que sentimos. Para ello, está la maravillosa herramienta de la Terapia de Contención de Duelo que nos lleva, de la mano de una terapeuta experimentada y entrenada, a contactar las fases de su desenlace para vaciar lo inesperado y poderlo sustituir, en otro plano, por un contacto de alma, de espíritu.

El objeto de la Terapia de Contención de Duelo es transformar el dolor en sentimientos de amor para darle a esa persona, que ya no está contigo, un lugar de fuerza, de otra percepción de vida y espacio, en tu corazón. La forma de superar el dolor es meterse en él, narrar y darle secuencia a las emociones que se sintieron una a una, a la negación de lo que sucedió, a la rabia de por qué pasó, a la impotencia de no haberlo podido evitar, a la culpa de responsabilizar por ello a otra persona o culparnos por no haber dicho, hecho, o por no haber podido estar disponible en ese momento o no haberlo podido evitar.

También permite contactar lo que no nos atrevimos, en ese momento, a sentir plenamente porque no sabíamos qué hacer con tanto, sobretodo si el evento final generó o exigió de nosotros que nos mantuviéramos operativos! Por ello, el ir a esas memorias con alguien de tu afecto y confianza, que te contenga y proteja mientras se sienten cada una de esas emociones, que te abrace fuertemente mientras estás sintiendo cada una de ellas, permite llegar a esas heridas y llenarlas con sensaciones y sentimientos nuevos para dar inicio a una recuperación, desde otro espacio.

La Terapia de Duelo permite contactar con la aflicción y activarnos la conciencia de pérdida ya no eres la madre de…, la pareja de…., la hija de…. en este plano de existencia, ya no hay identidad en el rol, se termina esa relación y eso da temor porque se contacta con el vacío que es algo desconocido a lo que muchas veces preferimos cerrarnos, pero la única forma de superarlo y trascenderlo es metiéndonos en él. El contactar con esas dos etapas anteriores permite salirnos del aislamiento tanto emocional como social, para empezar el proceso de cicatrización y recuperación. Esta es la gran bondad de la Terapia de Contención de Duelo, que permite tocar a fondo esas etapas para contactar con el mundo espiritual, obtener recursos para encontrar alivio y continuidad de los afectos y vínculos, desde otro espacio.

cerebro contencion

Los efectos de la Terapia de Contención en las ondas cerebrales

Los efectos de la Terapia de Contención en las ondas cerebrales

Maria Dolores Paoli

Llega a mi consulta una paciente de 32 años de edad con un diagnóstico previo de ansiedad, impulsividad, falta de concentración, inatención, insomnio, fobia social y tics nerviosos de las extremidades inferiores, tratándose con Biofeedback con un total de 115 sesiones durante 821 días y un tiempo promedio entre sesiones de 3 días. Las sesiones realizadas con Biofeedback en el año 2004- 2005 arrojaron una mejoría moderada de los síntomas mencionados pero sin observarse una línea base ni patrón alguno con tendencia sostenida en la presentación de ondas cerebrales. También estaba medicada con antidepresivos y ansiolíticos.

En el año 2006- 2007, la paciente entra a terapia conmigo y durante el desarrollo de las consultas, se hace evidente un desorden en su estructura familiar donde ella era la pareja emocional de su padre por ausencia de madre y un trastorno de vinculación en su etapa oral por períodos prolongados intermitentes de ausencia de la madre, teniendo, en el momento presente de la consulta, una relación con su madre distante, agresiva y resentida. Se le recomienda, inicialmente, la terapia sistémica de constelaciones familiares y luego una terapia de contención de reconciliación con su madre.

Paralelamente a las consultas, ella viene continuando con las sesiones de biofeedback que en el año 2006-2007 reflejan oscilaciones de las ondas cerebrales alpha, theta, betha. Previamente a la Constelación sus ondas theta llegaron a 22, 24 en el AVG en estado hiperalerta, bajando sustancialmente después de la reorganización de su imagen a una frecuencia de 2, 4, 2 por una semana y luego subieron a 12 y después de la contención llegaron a una frecuencia menor de 5 oscilaciones.

Lo importante a destacar es que después de las dos terapias mencionadas, constelación y contención, aunque no se mantuvieron las frecuencias cerebrales estables, nunca más regresaron a los niveles altos de antes de 22-24 oscilaciones en las ondas theta, sino más bien se manifestó una tendencia a reducirlas, siendo el puntaje más alto de 10-12, manteniendo un promedio entre 10 y 7 oscilaciones. Igualmente después de la contención, los niveles de ansiedad mejoraron sustancialmente y se descartaron los medicamentos ansiolíticos, los antidepresivos y los tics nerviosos de los movimientos rítmicos de las piernas desaparecieron por completo

Este caso nos presenta una posibilidad de investigación sobre el tema y nos plantea interrogantes sobre si la contención o la combinación de la constelación y contención puede ser un soporte para el mejoramiento neurológico del paciente.

De todas formas es de destacar, que aparte de las mediciones cerebrales, la paciente ha mejorado sustancialmente en sus relaciones interpersonales en general, puede socializar mucho mejor sin querer aislarse ante el contacto con los demás y su relación con su madre ha manifestado una transformación presentándose una relación fluida con manifestaciones afectivas de madre a hija junto con los nietos.

contencion

Terapia de Contención para el Niño Tirano

Terapia de Contención para el Niño Tirano.

Dra. Laura Rincón Gallardo.

Recordemos que el niño tirano tiene un trastorno de vinculación subyacente. Frecuentemente, un difícil comienzo de la vida hace que la mamá ceda demasiado, sin darse cuenta que el bebé la controla, incluso pidiéndole el pecho cada vez que quiera, aunque no tenga hambre, o cuando el niño nace con cierta discapacidad y la mamá siente lástima, cuando la inseguridad es muy grande, como en el caso de madres “añosas”.

En las sesiones de contención, que generalmente son largas y tediosas, o largas y explosivas, el niño pasa por una etapa de síndrome de abstinencia, por el hecho de que se resiste al “cambio de mando”, del gobierno. Este pasa a manos de la mamá que debe sentirse preparada y fuerte para luchar hasta el final por dicho poder, que realmente le debió haber pertenecido desde siempre. Es precisamente sobre ese poder, que el niño tiene puesta su seguridad por no haber sentido a la mamá (o papá) lo bastante fuertes y seguros.

Este “cambio de mando” le duele profundamente y es interesante observar cómo, cuando la mamá le habla con seguridad y autoridad, el niño más se enoja y se rebela a hacer lo que la mamá le dice –él quiere decidir la postura, la mirada, etc… escapándose con estrategias como: cerrar los ojos, diciendo que le duele todo lo posible, cabeza, pancita, etc., tiene sed (pero al ofrecerle agua dice que no) quiere vomitar, ir al baño, etc.

Puede oscilar entre una agresión desmedida hacia la mamá o un “declararse en bancarrota” mostrándose pasivo, víctima o con voz y gemidos que corresponden a un niño más pequeño.

El niño tirano posee “una pseudo fuerza” que no es fortalecedora para su identidad del yo, pues está sustentada sobre el ejercicio de su poder con el que intenta controlar no sólo a la mamá sino a su entorno. Es precisamente a esto a lo que tiene que renunciar en la sesión de contención y por lo tanto se resiste hasta el final, pues le cuesta trabajo creer que su mamá es lo suficientemente fuerte para poder apoyarlo y sostenerlo en la vida.

Ella se lo demuestra precisamente en la medida que lo enoja, diciéndole por ejemplo, ¿sientes como soy una mamá fuerte? ¿te das cuenta que tienes a la mamá más fuerte del mundo? Yo soy la que dice cómo –Yo soy la grande- Y la que sabe qué es lo mejor para ti –No te voy a soltar, y no te vas a dormir- vamos a seguir trabajando hasta que puedas sentir mi amor y yo el tuyo.

Estas sesiones pueden llegar a durar hasta tres horas, donde la mayoría del tiempo es utilizado para la expresión del coraje.

La sensación de las madres es como de “domar un potro salvaje”, el niño se ve que da lástima mientras dura “la doma”, sin embargo, una vez que logró ceder ante la entrega del poder y se puede relajar en los brazos de su mamá y sentir el amor, su cara cambia y sale de la mano de su mamá como si fuera el hermano pequeño del niño Dios.

Terapeuta: La Terapia de Contención debe hacer acopio de una dosis mayor de paciencia y tolerancia y no olvidar que se tiene que aliar tanto con la madre como con el hijo.

Acompañará a la madre recordándole que conecte con su fuerza, misma que tiene desde que hizo su Terapia de Contención, para la reconciliación con su madre viva o muerta.

La terapeuta confiará en que la madre tiene los recursos (pues está bien preparada) para llevar a su hijo a la fase del amor, no olvidando que ella se queda al margen y no es la figura central.

Recordará que la madre necesita su tiempo para aprender y su espacio para cometer algunos errores, hasta que se sienta llena de seguridad y fuerza.

La sesión llegará a su fin en algún momento y el cansancio de la madre, niño y terapeuta se verán premiados por el amor y la alegría que inundan.

mujer sola

El Dolor de Perder a una Pareja Inesperadamente

EL DOLOR DE PERDER UNA PAREJA INESPERADAMENTE:

María Dolores Paoli.

En estos momentos en que la vida nos ha sacudido con lo inesperado, donde en un parpadear de ojos la vida de muchas parejas cambió, enfrentándose a la incredulidad, a la negación de la pérdida por los acontecimientos vividos a partir del 11 de septiembre del 2001, se hace necesario entender el proceso del dolor y la pérdida de nuestro compañero o compañera de vida.

Cuando el dolor se manifiesta, la insistencia del temor y la molestia se magnifica por lo inesperado de la experiencia. Inicialmente se niega la posibilidad de lo que está ocurriendo y desesperadamente se quiere dejar de sentir la debilidad, la confusión, el dolor emocional, el temor de no saber qué hacer con lo que viene. El dolor de lo que se siente es como un extraño que se ha apoderado de nuestra mente y de nuestro corazón. Aun habiendo pensado en la muerte con anterioridad nunca se habría imaginado, planteado la posibilidad de anticipar la magnitud de la barbarie ocurrida, ni los sentimientos de shock, pérdida, abandono, impotencia, vulnerabilidad que los acontecimientos exacerbaron.

Si te encuentras en estos casos, permite ubicarte en la presencia de tu dolor para poder ir procesándolo porque el dolor no es algo estable sino un proceso de maestría en el sentir para producir un cambio en ti.

La primera reacción al dolor es la negación o anestesia sobre lo acontecido. “Esto no puede haber ocurrido”. “A lo mejor no estaba ahí”, “Tuvo oportunidad de salir a tiempo”. “Esto es una pesadilla”, “Esto no  puede estar pasando, es una película” “Esta no es mi vida”. Esta etapa se activa porque se teme que lo que se está sintiendo es mayor de lo que se puede manejar. La idea que prevalece en la mente es que la pareja aun está viva. Es una forma de poner distancia entre la experiencia y la persona. A la mente le cuesta procesar el impacto de lo inesperado, de ahí que se requiera oírlo una y otra vez para permitir que la mente integre las partes lenta y gradualmente. Aquí la negación cumple el efecto de minimizar la sensación de amenaza y de que la persona sienta que aun puede manejar la vida. Si no ha habido la prueba concreta, física de la muerte del ser querido es más difícil integrar la realidad de lo acontecido, de que la persona no regrese, por lo que es recomendable ver las imágenes de lo acontecido una y otra vez y con cada presentación plantearse interna y verbalmente la posibilidad de que la persona estaba ahí y que le fue muy difícil salir de las circunstancias. Permítete llorar, rezar, gritar o cualquier otra manifestación que sientas. Siente en tu corazón la comprensión, el nudo en la garganta, suelta lo que internamente no puedes contener, siente tu frustración, tu incredulidad, dilo en voz alta si eso te proporciona descarga o alivio, nadie te exigirá compostura ni te enjuiciará por lo que sientes. Tienes el derecho de sentir y expresar. Mientras más permiso te des de hablarlo, más rápido podrás integrarlo.

Para salir de esta etapa es recomendable nombrar tu dolor, admitir la ofensa de que la vida te quitó a tu pareja, explorar las consecuencias que van a presentarse sin ella.

La segunda etapa es la de la Búsqueda y Añoranza. En esta fase la psiquis te está protegiendo  a través de ubicar tu atención en la añoranza del pasado para no contactar con la desprotección del presente. Hay una parte de ti que comienza a buscar evidencias y otra que sigue añorando que las cosas no hubiesen cambiado. Buscas evidencia de que a lo mejor aun esté vivo, que se haya salvado, que lo hayan encontrado a tiempo, que esté en un hospital aun no identificado. En cuanto a la añoranza ésta es profunda y vacía, se concentra en las cosas agradables que aportaron a la relación, aparta la tristeza y el dolor que no se puede aun explorar y contener. Una forma que se manifiesta es a través de la percepción de la presencia invisible. Puedes de repente oler el perfumen de tu pareja, puedes sentir el peso de la mano de tu pareja sobre tus hombros, pasos en el dormitorio. Es el fantasmeo, la sensación de la continua presencia de la persona que se ha perdido. Los pensamientos que se activan en esta etapa son: “Si sólo  lo hubiese retrasado esa mañana” “Daría cualquier cosa para que fuese como era antes” “¿Dónde está mi vida?” “¿Por qué no quise hacer el amor más frecuente con él?”  “¿Por qué peleé por cosas tan sin sentido” “No supe disfrutarlo o disfrutarla lo suficiente”.

En esta etapa es recomendable, debido a que tanto para el que se fue como para el que se quedó hubo el elemento sorpresa,  hablar con la persona que ha partido. Es muy probable que los últimos pensamientos de la persona antes de morirse hayan sido alrededor de los afectos que deja, la pareja, los hijos, los vínculos afectivos. De manera que la persona que quedó con vida debe de hablarle a la esencia que animaba ese cuerpo. Expresarle su sentir, su amor pero por encima de ello, guiarlo como alma hacia la luz  a que comprenda que el cuerpo ha dejado, que ya no tiene vehículo físico para expresarse, pues inicialmente puede haber estado confundido por lo inesperado del impacto y vivo aun se puede creer. No lo perturbes con peticiones pues sólo se debe de ayudar a que vaya hacia la luz. Dile siempre que vaya hacia la luz más brillante, que seres amorosos lo están esperando para asistirlo y ayudarlo avanzar.

Si deseas hacer junto conmigo el ejercicio te puedo guiar en tu conversación y visualización.

Siéntate en una posición cómoda, cierra tus ojos, toma 3 respiraciones lentas y profundas. Concéntrate en el aire que inhalas y en el que exhalas. Pon atención a tu respiración y deja que la música  te envuelva.  Si tus lágrimas afloran, deja que tus lágrimas bañen tu cara, no las reprimas. Con tu próxima respiración envuélvete en una cúpula de luz blanca brillante que te cubre desde la cabeza a  los pies. Extiende esa luz hasta un brazo de distancia de tu cuerpo, siéntate a gusto dentro de ella. Siente su energía y con  tu próxima respiración invoca a tus guías protectores, a tu ángel de la guarda o a cualquier figura de acuerdo a tu creencia que te inspire protección. Proyecta en tu pantalla mental fuera de tu cúpula a tu pareja. Si comienzas a sentir sensaciones de palpitaciones, sudoración, tristeza, llanto, simplemente respíralo, no lo evades. No sientas temor, estás asistida o asistido. Ubica la figura del cuerpo de tu pareja, su silueta, y como si fuese un pizarrón ve rellenando  con luz cualquier parte de su cuerpo que pueda presentarse incompleta, un brazo, una pierna, la cara, el tronco, lo que tú percibas. No temas que él o ella no está sintiendo el cuerpo. Ubícalo y ve diciéndole: “Ve hacia la luz más brillante. No te detengas en ningún sitio. Estás en otro plano de expresión ya no tienes tu cuerpo físico al que estabas acostumbrado. Siéntete más liviano. No temas. Ve hacia tu derecha, ubica una molécula de luz, extiende tu mano y encontrarás a un ser de luz que te está esperando, que extiende su mano, siente el peso de su mano en la tuya. Si no sabes qué hacer déjate abrazar por este ser luminoso que te ayudará a ir hacia la luz. Si te encuentras paralizado, déjate cargar y entrégate a la luz. Seres amorosos están contigo y te esperan para asistirte y ayudarte, fortalecerte para que saques la esencia de tu aprendizaje en esta vida. Ve imaginando un vórtice de energía, un remolino de luz que se activa en el sitio del acontecimiento y ayuda a elevar junto con tu pareja a todas las otras personas que igualmente quedaron atrapadas. Dale velocidad y luminosidad a ese vórtice y déjate envolver, sustentar, aupar por ese vórtice de luz. No te aferres a lo que dejas, a tus seres queridos, sino a la luz. Ve hacia ella que a medida que te acercas se te hará más visible, grande y te sentirás mejor.”

Con tu próxima respiración, ve despidiéndote de esa persona, agradécele por haber estado en tu vida, por lo que te aportó, por lo que te enseñó y síguelo llevando hacia la luz. Cuando veas ya un puntico de luz y lo sientas en la lejanía, ve regresando al aquí y al ahora, a contactar tu respiración. Siéntete en paz, que de esta manera estás ayudando de la mejor forma  posible a su esencia.”

Este ejercicio lo puedes hacer el número de veces que desees durante el día, mientras estás haciendo otras cosas rutinarias, mientras te bañas, mientras lavas los platos, cada vez que te venga la persona amada a tu mente, mándale luz, es la mejor protección y la mejor ayuda que, en estos momentos, puedes brindar y ofrecerle.

En esta etapa se hace necesario tener un ritual. El ritual cumple el propósito de traer a lo concreto lo increíble, proporciona un medio aceptable para expresar el dolor y estar acompañado en él. El servicio que se le proporciona a la persona fallecida permite también reunir a las personas cuyas vidas estuvieron tocadas por ella. Sin embrago, en los acontecimientos vividos no todos pudieron contar con un ritual que les proporcionara concreción por ello, si no se elige hacerlo aun sin el cuerpo presente, es recomendable hacerlo simbólicamente. Pueden agruparse con otros seres queridos y sembrar una mata, un árbol como recuerdo y hacer una ceremonia de despedida junto al árbol, puede ser algo personalizado, que refleje las características y los valores de la persona fallecida. Pueden obtener cenizas y cargarlas de energía simbolizando a la persona que partió para sembrarlas o tirarlas al mar pero sí es necesario buscar algo concreto que permita ayudar a cerrar el ciclo de lo etéreo, lo intangible.

Otro ingrediente necesario en esta etapa es hablar sobre lo acontecido. Mientras más se hable más alivio se sentirá. Este paso es muy importante porque el hablar es la ayuda que nos permite interpretar los distintos aspectos de la herida, de la ausencia, por ello es necesario que se haga con una persona que sepa escuchar que no diga “tienes que superarlo, basta de llorar!”. La persona que tiene capacidad de poderte oír es la persona que:

  • No enjuicia lo que ha pasado.
  • No activa más dolor del que ya tienes.
  • Puede permitir cualquier ataque de rabia, temor, ansiedad, desesperación que puedas manifestar.
  • Permite que estés presente en tus debilidades, no te dice que no hables más del tema.
  • No te empuja a que te concentres en el mañana y olvides lo que pasó pues el proceso de duelo es un  proceso individual que cada quien debe de vivir a su propio ritmo

 Si no encuentras dentro de tus amistades personas que reúnan estas características, busca a un terapeuta, sacerdote, rabino que pueda oírte. El hablar sobre la tragedia personal, sobre lo que este acontecimiento ha significado en tu vida es una forma de expresar que realmente ocurrió, paso imprescindible para poder sanar.

El revisar tus pensamientos, articular los temores, hablar sobre las actitudes y relación que tenías con tu pareja son pasos importantes en el proceso de sanar el dolor. No es recomendable reprimir porque aquello que reprimimos es lo que persiste. Busca grupos de apoyo con otras personas que están en tu misma posición. Llama a la compañía donde trabajaba tu pareja, reúnete con otros sobrevivientes o familiares de sobrevivientes que pueden saber lo que tú estás sintiendo y activa grupos de apoyo pues esto te permitirá ubicar que lo que estás sintiendo es normal y que no estás sola u solo en lo que sientes.

La tercera etapa en este proceso es la Rabia, Desorganización y Desesperación. En esta etapa se siente que la vida no nos pertenece, las creencias de cómo las cosas han debido de ser han cambiado. La impermanencia te confrontó, el cambio se hizo presente. Se siente rabia porque le rabia es una emoción que se basa en una exigencia que no fue validada (que mi pareja estuviese conmigo) y se busca culpar o sentirse culpable. Se basa en la impotencia de no haber podido a tiempo cambiar las cosas y en la injusticia perpetuada por otras creencias. Hay un sentido de abandono fatal. De ahí que en esta etapa puede sentirse rabia:

  • Rabia a Dios, por permitir que algo tan monstruoso pasara. “Si Dios es amoroso por qué permitió que esto sucediera?”
  • Rabia a la injusticia del mundo  “¿Dónde está  toda la moralidad que me enseñaron que existía? ¿Por qué sucedió esta injusticia?” Mientras se trata en vano de encontrar respuestas racionales, concretas a las condiciones del evento, la angustia, la amargura, la decepción, la irracionalidad se convierten en parte de nuestro sentir.
  • Rabia a los demás, que sobrevivieron. Sus vidas no están devastadas como la tuya y hay una tendencia a buscar castigo, venganza y en este caso a agrupar toda la rabia contra el causante de semejante atrocidad. En esta etapa se requiere que los demás reconozcan el dolor, validen lo que estás pasando y te lo hagan saber, no pretender que la vida sigue igual porque para ti las cosas nunca serán las mismas.
  • Rabia a sí mismo: Estudios demuestran que los hombres tienden a manejar la rabia hacia fuera mientras las mujeres hacia adentro, encuentran más razones para auto castigarse o auto exigirse produciendo esto a largo plazo un terreno abonado para enfermedades.
  • Rabia contra la persona fallecida. Muchas veces sienten que han sido abandonados, que han sido víctimas de la situación, detrás de la rabia se activa un gran temor a manejar solo o sola la realidad del mundo. Ejemplo de una viuda:

¨Ahora, me dejó con todo esto que arreglar porque no habíamos tomado las precauciones, de seguros, pagos mensuales, hipotecas”.

En esta etapa se manifiestan la culpa y el temor a la vulnerabilidad. Se busca culpar como forma de poner distancia con el agresor, es una forma de identificar en forma concreta, de poner la atención afuera para poder empezar a buscar soluciones. Aquí la persona requiere filtrar, sopesar y concentrarse en los hechos. En esta etapa se hace difícil confiar por temor a contactar una mayor pérdida. Los pensamientos que se te pueden disparar en esta fase son: “Nada de lo que haga va a mejorar mi vida” “Nada de lo que haga va a hacer que mi pareja regrese”. “Nunca voy a superarlo”. “Estoy furiosa/o  con…”

Cuando se es sobreviviente de una tragedia comienzan a aflorar los pensamientos de que los demás también se pueden morir inesperadamente. Te puedes sentir vulnerable a su recurrencia y esta realización puede influenciar tus actividades. Puede determinar las actividades en que participas, modificar el estilo de relacionarte con tus otros seres queridos. Te sugiero que trates de atajar tu inclinación de hacerlo y escribas tus sentimientos para poder drenarlos. No importa cómo fluyan, déjate guiar por tus pálpitos e instintos.

La rabia hay que sentirla mas no actuarla pues al hacerlo ensayas más de lo mismo hasta que te vuelves a llenar de la  misma emoción. Cuando comience tu pensamiento de impotencia, respíralo, presta atención a lo que estás sintiendo para que puedas contrarrestar el impulso de responder muy rápido. Observa que tu rabia se te disparó cuando tus convicciones fueron amenazadas, la convicción de seguridad, de permanencia, de continuidad. Con la respiración menciónale en voz alta al cerebro la emoción que estás sintiendo es una forma de identificar y apaciguar la emoción. Cuando sientas el impulso de reaccionar trata de hablar lo más calmadamente, no te apresures a dar conclusiones, no magnifiques, mantente dentro del marco de los hechos aunque dolorosos te sean. Esto te dará, una forma de apaciguar mas no de esconder lo que estás sintiendo. El objeto es que sientas tus emociones para sanar pero sin llevarte a medio mundo por delante, sin crearte nuevos problemas.

La última etapa es la Reorganización e Integración. Esta etapa, en este momento te parece remota y hasta imposible pero llega, aun a largo plazo.

En esta fase se acepta la tristeza, los hechos acontecidos, se integra la pérdida por lo que es. Los pensamientos más frecuentes en esta etapa son “No soy inmune a los problemas de la vida” “La vida tiene altos y bajos, tiene pérdidas”. “La vida es un constante cambio”. La vida se redefine. Las habilidades y talentos se potencializan hacia diferentes metas. La sugerencia más inmediata es comenzar por el físico pues en las etapas anteriores puedes haberte sentido como un zombi, en piloto automático, donde el cuidar de tu cuerpo, comer, equilibrarlo no era una prioridad ya que te sentías deprimida o deprimido y más bien lo que deseabas era irte con tu pareja y no enfrentar el vacío, la soledad y el temor que dejaba su ausencia.

Te sugiero que escribas una carta de despedida a tu pareja, resaltando su personalidad, sus hábitos, sus preferencias, sus gestos, su inteligencia, cuando manifestaba su sentido del humor, le des las gracias por lo que compartieron, por lo que la relación te dio, por lo que ambos se influenciaron, al igual que te des el permiso de expresar todos tus sentimientos.

La pérdida de una pareja es un dolor muy profundo, pues es alguien con quien uno ha elegido voluntariamente caminar parte de la vida. Se puede sentir que se ha perdido al mejor amigo, a una parte de la propia vida o en ciertos casos como cuando se manifiesta abuso, hasta llegar a sentir alivio. Pero lo que sí es cierto, es que por la razón que fuese, la experiencia de perder una pareja abrupta e inesperadamente nos confronta con que no hay nada seguro, de que el cambio es la única constante, de que lo único certero es el “ahora” y que debemos de estar presentes en la acción de nuestros pensamientos, nuestras emociones, en no dejar para mañana lo que podemos expresar hoy. Debemos de darnos el permiso de sentir amor y expresarlo lo más frecuentemente posible, dejar a un lado las nimiedades y concentrarnos en lo que verdaderamente importante que es el ayudarnos, sostenernos a través del amor del uno con el otro.

Relaciones de Amor

Relaciones de Amor

Maria Dolores Paoli

 

La base de entender cómo opera la energía del amor subyace en nosotros mismos.

La calidad de relación entre nosotros y nuestro Ser es lo que determinará la relación de amor que tengamos en las distintas experiencias de vida. Esta interacción es la que va a marcar la pauta de la relación, la calidad, intensidad, profundidad, el modelo de dar y recibir entre ellos en una relación. Para contactar el amor, primero tenemos que encontrarlo en nosotros mismos, validarlo, honrarlo como algo muy preciado y amoroso, para poder atraer a  nuestras vidas algo igualmente preciado.

Para ello, hay que preguntarse ¿qué deseamos de la otra persona? Imaginemos cómo desearíamos que esa persona nos tratara, cómo nos sentiríamos alrededor de esa persona y cómo desearíamos idealmente relacionarnos. Observa si esas características que deseas como pueden ser – atención, amabilidad, consideración, respeto, honestidad, aceptación incondicionalidad, validación, libertad de expresión -¿te las das a ti mismo primero? Por ejemplo: ¿Cuánto tiempo al día te das para estar contigo mismo? ¿Te tomas el tiempo para disfrutar de una taza de café o té, de su aroma, de su sabor o te lo tomas rapidito porque tienes que hacer otras cosas?

Muchas personas más bien serían muy críticas de su persona, no acusarían recibo de sus necesidades, antepondrían las necesidades de los demás ante la de ellos mismos, tomarían por tácitos los atributos y cualidades que tienen y dedicarían poco tiempo a ellos mismos porque estarían ocupados en “hacer” por los demás. Por ejemplo: Si la pareja nos solicita un favor a pesar de que venimos cansados del trabajo, lo hacemos, anteponemos sus necesidades sin explorar si hay una posibilidad de negociación sobre la solicitud.

Para atraer amor de otra persona hay que dárselo uno primero. Si lo mantenemos oculto, nublado, vamos a atraer a nuestras vidas, otra persona que tenga nuestras mismas carencias y necesidades para que nos haga de caricatura de lo que no hemos aun podido observar de nosotros mismos y la habilidad de atraer el verdadero amor va a estar eclipsada por la inhabilidad de darnos a nosotros mismos lo que deseamos que nos den los demás. La energía afín se atrae mutuamente. El amor atrae amor, la carencia atrae carencia. Por ejemplo: Si sólo nos concentramos en lo que carecemos en la vida, lo que nos falta y no en lo que hemos logrado u obtenido vamos a atraer a nuestras vidas a alguien que proteste, refunfuñe y exija perfección, a alguien que focalice su atención en el lado incompleto. Sólo si nos iluminamos del amor hacia nosotros mismos podremos abrirnos a la experiencia de contactar el verdadero amor en otra persona.

Amarse a sí mismo requiere concientizar el valor que está dentro de uno, contactar conscientemente la valentía de haber elegido una experiencia humana siendo esencia divina para adquirir vivencias. Es auto validarse por lo que somos no por lo que tenemos, es acusar recibo por cada aspecto de sí mismo, desde el cuidarse físicamente como emocional y mentalmente. Por ejemplo: Es cuidar nuestro cuerpo y alimentarlo adecuadamente. Es semejante a la gasolina que le ponemos al carro, el buen funcionamiento del carro va a depender del cuido, atención que le demos. Emocionalmente, es validar con nosotros y con los demás, lo que sentimos y expresarlo claramente, asertivamente, sin atropello a la otra persona, no callarlo por temor a lo que el otro pueda reaccionar. Mentalmente es acusar recibo de nuestros pensamientos que activan nuestras necesidades así como nuestras metas y logros. Es estar presente para nosotros mismos primero antes de estarlo para los demás.

En nuestra cultura occidental, apoyada en el judeo cristianismo, pensamos que actuar primero hacia nosotros es egoísmo, pero si vemos a nuestro alrededor ¿cuántas de las relaciones que observamos son fluidas, armónicas o están sostenidas por apariencia, necesidades emocionales, conveniencia o por sacrificio? El valor en la vida no radica en el sacrificio, pues éste es una elección de una determinada experiencia desde la contracción no desde el amor. Sólo en caso de sobrevivencia, cuando un menor depende de un adulto, es que el sacrificio cobra luz.

El practicar el amor a sí mismo es la constancia que requerimos para primero comprender, aceptar nuestras habilidades, capacidades, así como nuestras debilidades porque sólo de esa forma podemos cursar el siguiente nivel ya que no podemos dar lo que no tenemos o no concientizamos. Cuando hemos acusado recibo de nuestras propias necesidades y las hemos satisfecho o encauzado es que podemos extender nuestra atención y consideración a los otros en forma satisfactoria.

Si la meta es lograr un amor satisfactorio, nutritivo, cooperador para caminar junto a otra persona el sendero de la vida, primero hay que aprender a dar el paso de amarse a sí mismo.

Existe el mito de que hay alguien allá afuera que va a venir y nos va a hacer sentir completos. Es el mito del Príncipe o Princesa Valiente que nos va a salvar o rescatar de nuestras propias necesidades y desde ese momento viviremos felices para siempre! Este mito se fundamenta en la carencia y bien poco puede proporcionar un estado de plenitud cuando parte de un principio de insuficiencia, cuando se basa en una escasez. Este sentido de necesidad que nos lleva a buscar amor es el mismo que impide que este florezca pues el amor se deja atraer por aquellos que lo desean pero se escabulle de aquellos que lo necesitan. El desear subyace en el principio de suficiencia, el necesitar se basa en el principio de dependencia. La necesidad lleva a completar, el deseo lleva a complementar. La necesidad lleva a consumir, el deseo lleva a explorar. Desde la necesidad nunca hay suficiente, siempre se requiere de más porque el amor que se recibe de otra persona nunca puede ser remplazado por el amor que se gesta dentro de sí y el que uno mismo se da. Por ejemplo: La mujer que va teniendo hijos de distintas parejas porque su necesidad de tener una familia como forma de buscar protección, de no quedarse sola, es superior al deseo de superación de su carencia de madre o padre

Para comenzar a amarse a sí mismo hay que estar presente en cómo nos percibimos y tratamos porque esa va a ser la medida a  través de la cual los demás nos traten. Es la guiatura que le ofrecemos. Pregúntate cómo te nutres cotidianamente física, emocional y mentalmente. Por ejemplo:¿Comes muchas chucherías o comes frutas, tomas suficiente agua o tomas refrescos? ¿Te tratas con consideración o te exiges hasta que estás agotada y no puedes más? ¿Tus pensamientos son de merecimiento o de exigencia? ¿Cómo crees que debiera ser tu vida, tus deseos concuerdan con lo que estás viviendo?

Si crees que no puedes vivir un amor satisfactorio atraerás parejas que no te aprecien sino que te abusen. Si no te aprecias como una persona valiosa, te tratan por consiguiente. Si eres escaso o pichirre con tu tiempo, atención para ti, atraerás una persona poco generosa. Si no te cuidas físicamente, la pareja no verá tu cuerpo como algo a reverenciar. Si te juzgas fuertemente serás criticado de la misma manera que lo haces contigo misma. Si no te perdonas tus debilidades, las asumes y tomas responsabilidad por ellas para dirigirlas, la pareja exigirá perfección.

Sólo si honras tu sentir, pensar y actuar, la pareja respetará las señales que está recibiendo y te las retornará! Date el permiso de amarte a ti mismo!

relacionarnos

¿Por qué nos relacionamos?

¿Por qué nos relacionamos?

Maria Dolores Paoli

 

La vida está basada en la capacidad de relacionarnos.

Estamos habituados en aplicar el término “relación” a la interacción entre dos personas  o más pero el relacionarse es parte inherente de la vida.

Todas las manifestaciones de vida se relacionan de alguna forma para poder expresarse. Dentro de la evolución, la forma más pasiva es la del mineral, pero aún así se deja percibir, utilizar, admirar. Le sigue el animal que es una forma más dinámica pues interactúa con otros animales, con la naturaleza, con los seres humanos. Luego, está el ser humano donde se manifiestan diferentes formas de relacionarse pero que requiere de la interacción para subsistir. Si el ser humano no se relaciona muere, por ejemplo: Un bebé si no se relaciona con la madre o con otra figura adulta protectora no subsiste. Por ello, manteniendo el recuerdo de la necesidad de sobrevivencia, muchas personas eligen perpetuar una relación destructiva, antes de no relacionarse, pues en el momento que se relacionan viven. La calidad de la relación va a depender de la actitud con que se aborde.

Las relaciones humanas interpersonales representan el gran reto para el individuo y sólo a través del Amor podemos relacionarnos plenamente, fusionar nuestras conciencias individuales y contactar la unidad. La verdadera razón para relacionarnos es poder regresar a la unidad de donde se parte, habiendo asimilado las vivencias, re descubriendo en el otro la condición divina. Par ello, requerimos relacionarnos. Es a través del contacto, del placer, del gozo como nos integramos a la unidad, pero la mente y las emociones no clarificadas, ni canalizadas, nublan el camino para hacerlo. El encontrar la capacidad de hacerlo, de amar, nace de la voluntad y disponibilidad que tengamos.

En el relacionarse con los demás los conflictos no resueltos de la mente se activan, por ello, muchas personas creen que si no se relacionan sentimentalmente no tendrán problemas mayores debido a que consideran que el roce de la incomodidad sólo se presenta en la presencia de otra persona cuando en realidad, las relaciones son un termómetro de nuestro estado interno. Por ello, la fricción de la interacción es el activador del auto conocimiento porque primero el conflicto tiene que estar adentro para que se pueda manifestar afuera a través de otra persona.  El evadir relacionarse sentimentalmente y sacrificar la plenitud del contacto perpetúa los problemas internos pues no son puestos en evidencia. En la medida que no estemos dispuestos a solventar los conflictos emocionales que traemos de nuestra historia familiar no se pueden tener relaciones significativas, duraderas, nutritivas.

La mayoría de las personas sólo se relacionan a través del intercambio de ideas, de placer sexual pero esa atracción no garantiza una comunicación profunda ni una relación duradera. Pueden ser distraídas y placenteras pero tarde o temprano entrarán en conflicto pues el verdadero Ser no se ha revelado por temor a ser expuesto, a mostrar los conflictos y ser rechazado.

El verdadero ingrediente para tener una relación significativa es ser genuino, abierto. Es bajar las defensas, permitirse involucrarse, envolverse en el sentir. Para ello, hay que darse permiso de conocerse a sí mismo porque ¿cómo se puede comunicar a los demás  lo que no nos atrevemos a comunicar a nosotros mismos?

niña indigo

Los Niños Indigo

LOS NIÑOS INDIGO:

María Dolores Paoli

Estamos viviendo cambios acelerados a todo nivel.

El planeta está cambiando y estamos pasando de una dimensión a otra.

Para ello, la naturaleza, en su perfecto orden divino, se ha encargado de enviarnos los apropiados emisarios del cambio: los niños que están llegando al planeta en estos momentos, los niños índigo. 

Los niños índigo, como su nombre lo sugiere, no son niños azules si no que se les denomina así porque su aura, o campo energético tiende a reflejarse dentro de los colores añiles, azules, manifestando la utilización de los centros energéticos superiores como por ejemplo, la intuición, la telepatía, la telekinesia.

¿Por qué vienen llegando estos niños índigo al planeta Tierra?

Porque  están siendo de puentes entre tercera y cuarta dimensión y el verdadero cambio lo están activando en la familia, en el hogar.  Porque ¿Qué no somos capaces, nosotros, los padres, de hacer por  nuestros hijos? Muchas veces, hacemos más por ellos que por nosotros mismos como personas, de ahí que esa motivación emocional que nos activan nuestros hijos, es utilizada por la naturaleza divina para que terminemos de cambiar y nos alineemos con la energía del amor. Por ello, en este momento de grandes cambios para la Humanidad, estos niños que ya tienen arraigado su cambio, a nivel físico, mental y emocional, nos confrontan en su relación con todo aquello que no tenemos, como adultos, solucionado en nuestro corazón y actúan como maestros de lo que aún tenemos que resolver. De ahí que al resolverlo en “casa” lo proyectaremos a la sociedad para que ésta se transforme en una sociedad basada en honestidad, respeto, amor, cooperación. Por ello, a estos niños se les denomina emisarios del cielo, depositarios de sabiduría.

Los pioneros de los niños índigo vienen llegando inicialmente desde finales de los 70  (1978), comienzos del 80 (1982) y en la década de los 90 , a partir de 1992. Por lo que se considera que para 1999, el 80% de los niños menores de 10 años son índigos aunque no todos tienen sus características de “índigo” activadas.

Los niños índigo tienen características muy definidas

Físicamente se observa que tienen ligeramente abultado el lóbulo frontal,  son de ojos grandes y su contextura ósea es fina. Generalmente, son delgados. Sus cinco sentidos se encuentran altamente desarrollados, siendo sensibles en todo el espectro de sus sentidos: Auditivamente pueden ser capaces de oír decibeles más agudos, conversaciones y ruidos a distancia. Visualmente pueden fácilmente ver los campos energéticos o auras de las plantas, animales y seres de otras dimensiones como pueden ser las hadas, los gnomos, los ángeles. Olfativamente son muy definidos en los olores que les gustan o no y los detectan desde la distancia. Táctilmente son hipersensibles.  Les molestan los materiales sintéticos como por ejemplo, el roce de las etiquetas, prefieren las ropas de textiles sin mezclas como son las prendas 100% de algodón.

Científicamente ya estamos obteniendo confirmación del cambio que aportan estos niños, que se manifiesta en la activación de 4 códigos más en el ADN. Lo “normal” en los humanos es que tengamos 4 núcleos que, combinados en sets de 3, producen 64 patrones diferentes que son llamados códigos, de los cuales, los humanos tenemos 20 son activados y nos proporcionan toda la información genética, exceptuando 3 códigos, que son los códigos de arrancar y parar como si fuese una computadora.

Hasta ahora, la ciencia siempre ha considerado los códigos desactivados como programas pasados que no están activados porque no necesitamos utilizarlos hoy día, pero estos niños índigos están naciendo con un potencial de activación de 4 códigos más, que hasta ahora estaban dormidos. Aunque esa activación no se manifiesta en todos los niños que están naciendo, sino en un porcentaje su activación ha demostrado como consecuencia un fortalecimiento del sistema inmunológico.

Pareciera que estamos ante la evidencia de una mutación, del nacimiento de una nueva raza humana que llegará a su pleno florecimiento en la nueva Edad de oro en este nuevo milenio. Esto es un acontecimiento de renombre que está sucediendo en el planeta y del cual estamos siendo testigos y copartícipes.

Desde el punto de vista holístico se ha planteado que la mutación que estamos observando del ADN está asociada a una respuesta no sólo física sino también emocional y mental, por lo que podríamos decir que hay tres partes que sustentan este fenómeno: 1) La mente que ve la unidad, que ve todo interconectado, que no ve nada separado. 2) Su sentir y su interacción se centra en el corazón, de ahí que no funcionen con la energía del temor si no la del amor 3) No funcionan con la polaridad, no juzgan ni fraccionan, tiene la disposición de salirse de la dualidad.  De ahí que estos niños se comportan con un  sentido de realeza y un alto sentido de propósito, de que merecen estar aquí y se sorprenden cuando los demás no comparten ese sentir.  Están conscientes de que su propósito es aumentar la rata vibratoria del planeta y activar una sociedad basada en la honestidad, cooperación y amor, de ahí que  pueden tener inclinación a participar en actividades de adultos desde pequeños.

Una característica muy común y notoria en estos niños es que tienen dificultad en manejar la autoridad, no aceptan las coerciones, las amenazas. Funcionan mucho mejor con participación altamente demócrata con derecho a voto en todas sus relaciones. No respetan las canas por sí mismas sino las ganadas por la consiste coherencia entre lo que se dice y lo que se hace a través del ejemplo, de ahí que nos confrontan con nuestras inconsistencias como adulto. Tienen cero tolerancia a la inautenticidad y a la deshonestidad, por lo que no soportan la manipulación, de ahí que son retadores cuando los padres no son auténticos y respetuosos de su individualidad, pues pueden percibir las manipulaciones de las otras personas debido a su sensibilidad extrasensorial

Debido  a que vienen con otra energía no responden al temor ni a la culpa, que son las energías que nos han mantenido anclados a la realidad de separación de tercera dimensión porque ellos saben quiénes son en su esencia, no tienen el “beso del olvido” cuando nacen. Se recuerdan quiénes son y tienen memoria fresca de sus vidas pasadas, procesan sus emociones diferentemente pues tienen un alto sentido de integridad, funcionan en base al Amor y no al Temor.

Tienen una alta sensibilidad física y emocional por lo que requieren de mucha atención por parte de los adultos. Se aburren y fastidian fácilmente, teniendo períodos cortos de atención, pues absorben la información más multidimensionalmente que linealmente. Tienen exceso de energía, no pueden mantenerse quietos al menos que estén absortos en algo de su interés. Su aprendizaje es de forma exploratoria, resistiéndose a memorizar o a ser un simple oyente. Son participativos con voz y voto en todo lo que hacen. Les gusta ser autores, no seguidores y tienen la intención de  a romper viejos esquemas y dogmas basados en falacias y temores. Tiene la predisposición de hacer las cosas por sí mismos y sólo aceptan ayuda exterior si se la presentan dentro de un marco de escogencia

Aunque son muy independientes son altamente sensibles y requieren de la presencia de los padres. No les gusta que los padres hagan las cosas por salir del paso, desean calidad de tiempo con gratificaciones tangibles, requieren para ello, de estabilidad adulta y seguridad emocional alrededor de él.

Hay dos características comúnmente resaltantes en los niños índigos 1) Son altamente técnicos, por ejemplo: entienden el sistema de computación desde temprana edad y todo lo relacionado con la electrónica y 2) Tienen inherentes capacidades de sanación.

Por lo que hemos mencionado, pareciera que la élite de la evolución está llegando al planeta a unirse a un nuevo ciclo para experimentar una nueva dimensión en la Tierra. En la medida que vaya habiendo más niños índigo, su energía, predisposición y actitud van a crear un rompimiento ideológico en nuestra educación, en nuestra sociedad, propulsando un cambio estructural, pues cuando un cierto número crítico de personas obtienen un estado de alerta, este nuevo estado de conciencia puede ser comunicado de mente a mente. Sabemos por Física Cuántica que llega un punto de “masa crítica” que al sumarse una sola persona al estado de alerta, ésta sintoniza un nuevo estado de conciencia produciendo que el campo se fortalezca para que se expanda y pueda ser sintonizado por todo el mundo que lo desee.

Permitámonos nosotros, padres y educadores, sintonizarnos con esta nueva energía e iniciemos nuestro cambio de una educación autoritaria e impositiva a una cooperación reflexiva junto con un respeto  a su individualidad. Permitamos que estos niños índigos nos muestren el camino para pasar a una nueva dimensión aunque para nosotros, requiera mucho esfuerzo, paciencia y amor llevarlo a cabo. El exponerse bien vale la pena!

 

 

luz emociones

Las Emociones a la Luz de las Constelaciones

Las Emociones a la luz de las Constelaciones:

María Dolores Paoli.

Cada vez más, con mayor frecuencia, comprobamos cómo se vive la vida con mayores dificultades.

 La cultura del “apúrate” nos lleva en aceleración constante. Las emociones nos asaltan a flor de piel y aunque poseamos inteligencia racional, pareciera no ser suficiente su aplicación para enfrentar y solucionar los problemas cotidianos y dejar de sentirnos desconectados en el carrusel de la vida. Rabia, temor, depresión, entre otros, se apoderan de nosotros donde lo usual y superficial es calmarlas con psicofármacos sin detenemos a profundizar porqué, de dónde vienen, cuántos de mi familia han sentido esto mismo, qué hicieron con lo que sentían, ¿lo estaré haciendo diferente a ellos?

Aunque vayamos percibiendo los inconvenientes del diario vivir hay otros más profundos, repetitivos. Esos, no nos dejan en paz, pues no le encontramos solución. A medida que el hombre se va embrollando en su dinámica particular y familiar también, por otro lado, va apareciendo un planteamiento reflexivo aportando una solución  puntual para ir al fondo, al origen del problema. Esta es la Terapia Sistémica de Constelaciones Familiares de Bert Hellinger.

Esta terapia concibe a la familia como un sistema de información, funcionando como una red cuyos impactos emocionales y físicos de los eventos y acontecimientos familiares se  transfieren de una generación a otra, formando una conciencia de red familiar la cual origina la repetición de patrones de conducta. Por ejemplo: En la familia Kennedy observamos muertes violentas, por accidentes inesperados, de hombres jóvenes en las distintas generaciones. Ahí vemos una sucesión de un patrón sistémico en el desenlace de la muerte.

Desde el punto de vista más primitivo lo podemos llamar mala suerte, pero desde el punto de vista sistémico, es la buena conciencia familiar actuando, o los pactos ocultos de lealtad del alma, reciclando destinos trágicos como forma de sentir su pertenencia al modelo de familia que se instauró y no se integró en su momento.

Una persona dentro del seno familiar, sin saberlo conscientemente, se sentirá inclinada a determinadas conductas, guiones emocionales, enfermedades, acontecimientos, cuyo origen se encuentra en una persona excluida en las generaciones anteriores, en alguien  no reconocido, honrado, sino más bien olvidado, perdiendo, con esa evasión, el sentido de pertenencia al sistema familiar.

Éste no acepta puestos vacíos, excluidos, menospreciados, olvidados, deshonrados. El alma de la familia trata de establecer un equilibrio, trayendo a la luz, a través de otra persona de la familia, en otra generación, lo aun no visto, tomado en cuenta, solucionado. Los casos se seguirán repitiendo hasta hacer conciencia de la interconexión, comenzando por la familia y consideremos la consanguinidad como vehículo por donde se transmite toda  la información de nuestros antepasados la cual debemos de reconocer y honrar para poder elegir, con libertad, nuestro propio guión de vida, sin repetir.

 En la transición en que se encuentra el mundo, el alma nos brinda una hermosa herramienta expedita para llegar al origen, reconocer, ordenar desde el respeto, desde la integración de los opuestos, dejando atrás el fraccionamiento permitiéndonos ampliar nuestro corazón.

Este enfoque cumple la finalidad de dar orden a lo que cayó en desorden, a completar los pendientes familiares, de forma quela persona asuma su responsabilidad y lugar de dignidad en la familia. El sentido de pertenencia es el que abre las puertas a la paz.

Como herramienta, la terapia sistémica de Constelaciones Familiares, aporta un nuevo paradigma, un rescate de la unidad en acción, donde sólo reconociendo y honrado nuestro pasado es que podemos tener un mejor futuro.

 

ADHD

El Índigo y el ADD/ADHD

Cada día aumenta el número de niños diagnosticados con Déficit de Atención (ADD) e Hiperactividad (ADHD) llegando a proporciones casi epidémicas. Pareciera que se ha convertido en moda. No dudo que habrá casos que reúnan las características neurofisiológicas para dicho diagnóstico, pero a veces, me pregunto¿ por qué en determinados métodos de Educación, como es el caso del Método Waldorf , hay una sustancial disminución de la incidencia de este diagnóstico? ¿Será que este método basado en el respeto de la individualidad , en la integración del individuo con el medio, está más centrado en la esencia del ser humano que en el cúmulo de conocimientos sobre la familia, la sociedad, las naciones, el mundo que ofrece nuestro sistema educativo tradicional y por ello tiene otro resultado?

Se ha fraguado toda una subcultura alrededor de este diagnóstico dejando sólo dos tratamientos aceptables para la comunidad científica como es el medicamento y la modificación de conducta , llegando a sustituir el diálogo en la casa por ¿Tomaste tu pastilla? Con ese abordaje tratamos de simplificar los problemas de la vida y le otorgamos a la química el poder de solucionar todo, colocamos el foco dentro del niño, no afuera, contrayéndonos ante la presencia de la situación “problemática” en nuestro entorno familiar, pero no nos ponemos sus zapatos , en cómo se sienten , en qué está aportando esta situación, en cómo podemos abordarla desde un marco más integral para saber qué nos está alertando esta situación.

Un niño puede tener inconvenientes en poner y sostener la atención reflejándose en su comportamiento por muchas otras razones que un desorden de Déficit de Atención. Puede ser que las actividades escolares le parezcan aburridas porque son monótonas, repetitivas, sin creatividad, rígidas, impositivas, no dejando espacio para la novedad y su forma de aprender no se amolde a la del colegio o porque en ese momento, su familia está pasando una crisis económica, emocional, o porque es alérgico a la leche o hipersensible a determinados alimentos que contengan colorantes, sabor artificial, azúcar o porque su temperamento no se alínie con el de sus padres porque su nivel de conciencia está más expandido que el de ellos y percibe la realidad desde un punto de vista más holístico, menos fraccionado. Por lo tanto, hay miles de niños que su individualidad está siendo reducida a un diagnóstico de desorden, controlada por una droga, etiquetados como” niños problema” porque no se adaptan a las normas escolares vigentes, ni a la disciplina autoritaria de ciertos padres.

El niño índigo es muy frecuentemente, dentro del marco escolar, diagnosticado como un niño con ADD/ADHD (Déficit de Atención e Hiperactividad). Este diagnóstico comprende las características de hiperactividad, impulsividad, falta de atención. Desde el punto de vista de frecuencia índigo en vez de hiperactividad se plantea que es un niño dinámico, energético, en vez de impulsividad se valora la creatividad y espontaneidad y la etiqueta de falta de atención se considera como un intento de disminuir su individualidad, pues el índigo sí tiene la capacidad de concentrarse y sostener la atención pero sólo en lo que desde su interés y como su capacidad cognitiva generalmente puntea por encima de la norma , (con frecuencia manifestada en coeficientes intelectuales que puntean por encima de 130) se fastidia con facilidad, se aburre con lo repetitivo si no tiene más de un estímulo, con la monotonía de un solo tema pues su percepción multi dimensional lo capacita para captar , procesar, internalizar, información de diferentes fuentes al mismo tiempo y responde mejor en ambientes donde pueda participar en proyectos o en sitios donde múltiple información simultánea se maneje. Por ejemplo: Puede hacer tarea, oír música y ver televisión simultáneamente. El elemento de novedad y creatividad es su aliado en prestar atención, no la rutina, la monotonía, pues parte de su cerebro es estimulado por el nuevo estímulo. Si le permitimos ambientes que tengan centros de actividad, donde puedan tocar, armar, dibujar cosas, coleccionar, entrevistar a personas, actuar y vivenciar las clases, encontraremos niños que no mostrarán diferencias disminuidas en relación a niños “normales” sino que más bien los superarán. La cuestión está en la ambiente y en el abordaje del entorno, no en el niño.

La hiperactividad del niño índigo es, muchas veces, debida a una sobrecarga energética que tiene que liberar moviéndose, por ello estos niños aprenden fácil y rápidamente en movimiento, por ejemplo: en casa, aprenden bailando, repasando las lecciones montados en bicicleta estacionaria, leyendo en mecedoras En el aula, se sugiere enseñar con movimiento por ejemplo: enseñar ortografía dinámica, en movimiento, sentándose en las vocales y pararse en las consonantes.

Este aspecto es totalmente opuesto a lo tradicional académico donde se exige quedarse quieto para oír la clase, donde la fuente de información es primordialmente la maestra, donde hay una secuencia cronológica para hacer las cosas (mente lineal) cuando ellos requieren de multiplicidad (estímulo táctil, auditivo, visual simultáneamente) pero donde el sentido del tacto es el predominante de los tres, pues al ser el órgano más grande de nuestro cuerpo es a través del cual ellos descargan mayor condensación de energía y por el cual captan como antenas táctiles, de ahí su hipersensibilidad táctil y su necesidad de movimiento.

Su impulsividad muchas veces es producto de la capacidad que tienen de captar la información que se articula como la que se piensa simultáneamente y atropelladamente intervienen costándole esperar su turno para hablar pues ya han percibido el contenido energético y sólo les queda por reafirmarlo articulándolo.

Estos niños tienen una forma diferente de pensar, de procesar la información, de poner atención , de comportarse, pero en sus esencia están intactos, completos, saludables y más bien engrandecidos en su capacidad por lo que no son niños que sufren de desórdenes médicos. Los niños índigo etiquetados con ADD/ADHD tienen problemas en encajar en el sistema tradicional de educación y por ello los medican para adaptarlos. Pero esano es su misión. No es adaptarse al sistema educativo vigente sino cambiarlo. Ellos nos alertan de que nuestro sistema de educación no ofrece las condiciones necesarias en cuanto a la verdadera educación que requerimos para prepararnos y poder operar en una octava superior de conciencia, en otra dimensión.

Podríamos hacer el símil con los canarios que los mineros mantenían dentro de las minas. Cuando el nivel de oxígeno bajaba, los canarios se caían muertos de sus barras alertando a los mineros a salirse de las minas. Es posible que estos niños que están siendo diagnosticados masivamente con ADD/ADHD, etiquetados como niños problemas, sean los
“canarios de los mineros en nuestros tiempo” que nos están alertando para que transformemos nuestras aulas, nuestro sistema educativo en un ambiente dinámico, novedoso, excitante, participativo.

Lo que verdaderamente estos niños requieren es de adultos a su alrededor que les recuerden su poder, no se los minimice, los respeten, no los etiqueten, los oigan, no los disminuyan y les enseñen estrategias que validen su aporte, para solucionar problemas de múltiples formas pero que esas estrategias puedan ser contactadas desde su corazón de acuerdo a su estilo de percepción! Recordemos que la verdadera Educación no es la acumulación de conocimientos sino la Sabiduría aplicada. El conocimiento con el tiempo se pierde, la sabiduría nunca se olvida. Permitamos que estos niños nos aporten su sabiduría!

pareja

Ser Pareja

Recorremos la vida buscando una pareja que nos haga feliz, que nos haga sentir completos que aporte a nuestra vida la motivación de seguir viviendo satisfaciéndonos física, emocional, mental, económica y socialmente, buscando afuera aquello que creemos no ser capaces de sentir por nosotros mismos.

Vamos de pareja en pareja buscando el amor auténtico y verdadero. Cuando nos enamoramos nos sentimos dueños del mundo, nos sentimos expandidos porque hemos contactado con esa energía que todo lo puede, el Amor. Este, es el estado natural de nuestro Ser, nuestra verdadera cualidad. Es en ese momento cuando dejamos de estar contraídos, nos sentimos ligeros. El ver a la otra persona hace que nuestro corazón lata más rápidamente, se expanda, hasta nos falte el aire porque pensamos no podemos contener tanto. La sonrisa se manifiesta, el mundo cobra significado y sentimos el propósito de nuestra vida, el compartir con la otra persona. ¡Ya no estamos solos!.

El relacionarnos y sostener una permanencia con la pareja es lo que nos presenta el reto, la dificultad, no el enamorarse.

El encontrar el verdadero amor requiere primero descubrir y abrazar al auténtico Ser dentrode uno y desde ese espacio de conocimiento de sí mismo, atraer, a aquella persona con la cual caminaremos juntos el sendero de la vida y con la cual creceremos.

El verdadero amor no viene de controlar ni poseer sino de respetar y confiar, de comunicarse en vez de asumir lo que la otra persona debe de dar o decir, preguntar en vez de precipitarse a conclusiones. Es reconocer, minimizar las aristas que ambos tienen en vez de pelear o de entrar en el juego de poder, pero a su vez, luchar por lo que se quiere en vez de abandonar, sostenerse centrado a través de los malentendidos, sentimientos heridos, emociones desbocadas, confiando plenamente que a través del amor y el compromiso entre ambos todo puede ser sanado. El verdadero amor viene de la gratitud, dela apreciación de la otra persona, atesorándola porque es el vehículo de manifestación de amor no de la exigencia.

Para llegar a encontrar el verdadero amor, se requiere primero tener una relación armónica, centrada conuno mismo pues la base del tipo de interacción que se atrae en la vida, está enraizada en cómo nos tratamos. Esta relación establece el principio de dar y recibir amor.

Las relaciones de pareja hacen de espejo de emociones o situaciones que aun no se han resuelto en el corazón, por ello se manifiestan como figura o fondo, del equipaje personal que se aporta a la relación, el cual hay que revisar bien sea para canalizar o para fomentar.

Para lograr una buena imagen reflejada en el espejo de la relación de pareja, es necesario contactar con las experiencias de vida que se han vivenciado, sanar los dolores infantiles, las expectativas no satisfechas, identificar las emociones básicas de temor, culpa. resentimiento, rabia, con las personas que protagonizaron la historia emocional de nuestra biografía hasta ese momento, pues el espacio que impulsa el amor a sí mismo es el mismo que atrae elverdadero amor, pero si se encuentra escondido y opacado debajo de las emociones antes mencionadas no se puede contactar Por ello, la mayoría de las personas pasan la vida vagando de persona en persona buscando aquello que está oculto por las emociones no identificadas. Por ejemplo: Si una persona constantemente se critica, se descalifica cuando algo le parece inadecuado de sí misma, en vez de aprender del error y canalizar, enmendar o afianzarse en sus cualidades positivas y potencializarlas, atraerá a una pareja descalificadora, criticona pues el temor expresado en rigidez a sí misma no le permitirá atraer a alguien amable, considerado, respetuoso y ésta le hará de espejo de lo que no quiere ver en sí misma.

Muchas personas no tienen idea de cómo darse a sí mismas lo que están buscando afuera. Nadie te da lo que no te das a ti mismo primero. Por ello la mayoría de las relaciones de pareja son de niño herido a niña herida, pues aún no se han dado el permiso de sanar y superar los dolores de la infancia y lo que no se ha solucionado con papá o mamá, lo que no se les ha perdonado, la vida lo pone a través de la pareja para verlo desde otro ángulo y tratar de solucionarlo. Sólo entonces, cuando se conoce a sí mismo es que se puede elegir consciente y voluntariamente el verdadero amor para que sustente y acompañe en la vida.

El amor atrae más amor, por ello se requiere sentirlo hacia nosotros mismos primero, sustituyendo los temores por fe en el proceso de la vida, el resentimiento hacia los demás por amor a sí mismo, para no seguir anclado a cualquier impacto emocional del pasado. El amarse requiere creer en la propia valía conectando, sintiendo, a través del corazón la fuente inagotable e universal del Amor. Es reconocer y honrar las necesidades individuales, practicando desde los pequeños detalles de consideración, hacia el ser sin sacrificarnos.

¡Atrévete a darte el permiso de conocerte a ti mismo primero para darte una verdadera oportunidad de atraer el verdadero y auténtico amor y poder expandirte como ser humano!